PSICOTERAPEUTAS ONLINE

Te ayudamos a solucionar tus problemas. Servicio de psicología online y telefónico.


TIMIDUS

Te ayudamos a conectar con gente introdivertida. Amistad y relaciones sociales.

Vídeos

Loading...

Psicólogos Barcelona (en España)

Psicologos especializados en Depresión - Barcelona

C/Europa 22, 2º 3ª 08028 Barcelona, ESPAÑA Tel. +34 93 430 1290

viernes, octubre 31, 2008

Depresión en personas mayores

A medida que vamos cumpliendo años se cree que es normal o se espera de alguna forma que la persona se vuelva más y más depresiva. ¡Pero eso no es cierto!
La depresión no forma parte de la edad y los estudios muestran que la mayoría de las personas mayores están más o menos de acuerdo con sus vidas, a pesar de requerir más cuidados en cuanto a su físico. No obstante, cuando las personas adultas de avanzada edad tienen depresión, ésta puede pasar por alto debido a que lo demuestran de una forma distinta, con síntomas menos obvios y menos inclinados a experimentar o reconocer sentimientos de tristeza o pena.
Además, pueden padecer más enfermedades como cardíacas, apoplejía o cáncer que pueden causar síntomas depresivos o tomar medicaciones con efectos colaterales que contribuyan a la depresión. Algunos pueden experimentar lo que los médicos suelen llamar depresión vascular, denominada también depresión arteriosclerótica o depresión isquémica subcortical.
La depresión vascular puede resultar cuando los vasos sanguíneos se convierten en menos flexibles y endurecen con el tiempo, constriñéndose. Ese endurecimiento de los vasos evita el flujo normal de la sangre hacia los órganos del cuerpo, incluido el cerebro, con el riesgo de una enfermedad cardiovascular o un ataque de apoplejía.
Aunque la mayoría asume que el mayor promedio de suicidios se da entre la gente joven, éste se da con más frecuencia entre los mayores de 85 años. Muchos tienen una enfermedad depresiva que los médicos no han podido detectar, aunque a menudo se visiten con meses antes de llevar a cabo estos suicidios.
El conjunto de las personas mayores experimentan una sustancial mejoría con antidepresivos, psicoterapia o una combinación de ambos. Las investigaciones en este campo han demostrado que la medicación por sí sola no es tan efectiva como una combinación de tratamientos reduciendo el promedio de recurrencias depresivas en este sector de individuos.
La psicoterapia puede ser efectiva para periodos prolongados de falta de depresión, especialmente para adultos con depresión menor y es particularmente útil para aquellos que no pueden o desean tomar medicación antidepresiva.
• National Institute of Mental Health

lunes, octubre 20, 2008

Después del divorcio, el hombre tiene dos veces más probabilidades de caer en depresión

De acuerdo con un estudio canadiense los hombres tienen el doble de posibilidades de caer en una depresión después de que su matrimonio se haya roto.
Mientras que hombres y mujeres cuyo matrimonio se ha deshecho corren el riesgo de caer en depresión en mayor medida que aquellos que logran salvarlo, el estudio canadiense demostró que los hombres divorciados o separados informan padecer seis veces más un episodio de depresión comparado con los que se mantuvieron casados.
Las mujeres separadas o divorciadas, por su parte, presentan sólo 3,5 veces más probabilidades de experimentar una depresión que aquellas que conservan su relación.
El estudio demostró que mientras que hombres y mujeres tienen mayor riesgo de depresión a los dos años de la disolución del matrimonio o la relación, la mayoría de las personas comentan que la depresión remitió dentro de los cuatro años posteriores a la ruptura con su pareja.
“Por una parte sabemos que la depresión suele ser más común entre las mujeres, pero existe también la evidencia de que los hombres no disponen de tantas herramientas sociales como la mujer y esta circunstancia parece jugar un papel importante”, observa el autor del estudio Michelle Rotermann.
“Quizá una de las razones por las que el hombre está más en riesgo de experimentar una depresión subsiguiente a la separación sea debido a que una de las fuentes principales de soporte social es su esposa o su compañera y ya no dispone de ese refuerzo”, dice Rotermann, también analista del departamento de estadística canadiense.
El estudio se basó en datos del Servicio Nacional de la Salud, tomados a intervalos de dos años entre 1994 y 2005. Los 7.614 entrevistados con edades comprendidas entre 20 y 64 años, se encontraban libres de depresión y con pareja la primera vez que fueron entrevistados.
Como promedio, poco más del cuatro por ciento de las personas entre edades comprendidas entre 20 y 64 casados o viviendo en pareja se separaron dos años después cuando se les entrevistó de nuevo.
Se comprobó que el 12 por ciento de las personas que ya no vivían en pareja informaron padecer un episodio de depresión, mientras que sólo el tres por ciento de los que aún mantenían su relación, habían sufrido nuevas depresiones.
El 19% de los hombres sin pareja sufrieron un declive en sus relaciones sociales, en contra del 6% que continuaron con su pareja y que experimentaron el problema. Entre las mujeres, la proporción fue del 11% sin relación y 5% las que la conservaron.
Por: Dr. Rick Nauert
Fuente: Statistics Canada